Interfell Blog Historias

Cómo actuar cuando un cliente no cumple con lo acordado

Los negocios se fundamentan en la confianza. Los negocios on-line aún más: Confianza pura y dura. Pueden haber documentos, actas, contratos, firmas, abogados, compromisos, pero finalmente es la confianza y el cumplimiento de la palabra – EL HONOR y LA REPUTACIÓN –  lo que hace la diferencia. ¿Qué ocurre cuando estos elementos no están presentes en una negociación? EL APRENDIZAJE.

EL HONOR, lo es todo en el mundo de los negocios. Las empresas se pueden equivocar, cometer errores, inclusive fracasar y volver a levantarse. Nosotros lo hemos hecho . Sin embargo, surge la pregunta: ¿Qué nos mantiene operando, que nos mantiene vivos? La respuesta es sencilla: Siempre cumplimos con nuestro deber, nuestra palabra, nuestros acuerdos, y cuando fallamos o fracasamos, aceptamos el error y sus consecuencias. Corregimos y con la mayor responsabilidad posible, estamos siempre dando la cara y luchando hasta el final por cumplir con la palabra.

LA REPUTACIÓN lo es todo en el mundo globalizado, en el internet, en las redes. No hay error ni falta que pase desapercibida. Fállale a un cliente, y mil más se enteraran. Deja de cumplir tu palabra y tu ruina seguro vendrá. Es tan delicado el asunto, que puedes hacerlo 1000 veces bien y por una que te equivoques, pagarás.

En esta oportunidad compartiremos con ustedes un caso particular (poco común) del cual no es para sentirse orgullosos,  pero si hay un gran valor inmerso: EL APRENDIZAJE.

¿Qué ocurre cuando uno es HONORABLE y CUMPLIDO y te juntas con personas o empresas que no lo son, pensando que lo eran?

Allí es cuando aparece el mal sabor de boca, pero debes revertir tu forma de pensar pues del gran sentido de falta de confianza e injusticia en el mundo empresarial siempre hay algo positivo por rescatar. Si no cometieramos errores, no seriamos humanos, pero más importante aún: NO APRENDERIAMOS.

Hablemos del caso en concreto, una experiencia de REAL DE APRENDIZAJE producto de habernos juntado, conectado y trabajado en conjunto con una Empresa que al pasar los meses, rompe UN ACUERDO finiquitado en relación a un servicio de HEADHUNTING.  

 La empresa en cuestión nos contrata para realizar un servicio de Headhunting, y nosotros previo acuerdo firmado por ambas partes, empezamos a trabajar. Conseguimos el talento ideal para la vacante abierta, y el talento empezó a trabajar. Hasta aquí todo bien. Pero que pasó luego? Vinieron las excusas: No podemos emitir el pago en la fecha acordada, el proyecto está financiado por terceros, debemos esperar el visto bueno de legal y finanzas, y pare de contar. Así han pasado 11 meses y no hemos obtenido más que excusas.

En definitiva, ¿Que hemos aprendido?

Acuerdos y contratos se esfuman cuando no hay una Empresa -Responsable a sus compromisos, Seria, Integra, Honorable, Resolutiva- que respalde la palabra. Y a veces nos preguntamos ¿Es necesario activar acciones legales fuertes como único camino de conciliación y respuesta? Si, seria la vía que demande un finiquito, y sus consecuencias, no tan conciliadoras.

Por eso hemos decidido tomar este camino público, explorando y entendiendo que otras empresas como la nuestra puedan verse afectadas. Son decisiones, son negocios, es internet, es el honor y la reputación, es la experiencia y el aprendizaje, y eso, ningún abogado lo retribuirá.  

Concluyendo, la motivación final de escribir este artículo, nos viene tras conocer que la empresa involucrada ha desarrollado un software de gestión ANTI BULLYING (TITAE)  para instituciones educativas en Colombia. ¿En serio? es de aplaudir pero… Y a su vez, han gestionado eventos de soporte para el PAPA FRANCISCO en su gira 2017 por Colombia. ¿En serio? pero… Nos deja perplejos, pues no se entiende como una empresa promotora de herramientas para la igualdad y el respeto, vinculada con valores básicos, “católicos», de un buen ser humano, de la ética, y todo lo honorable que repercute tales acciones, asume una posición contraria a todo ello. Ni el PAPA FRANCISCO se salva.

Ten cuidado con quien haces alianzas.  Conoce, acuerda una, dos y tres veces.

Firma, refirma y confirma.  La palabra sin hechos es humo.

No confies al menos que corrobores. No al prejuicio, si a la precaución.

Porque en definitiva, Obra bien, haz el bien y te irá bien.

¡HONOR Y REPUTACIÓN!.

  • Compartir

Dejar un comentario