emociones-en-entornos-vica

CÓMO AFRONTAR LA INCERTIDUMBRE EN ENTORNOS VICA

 

Hace varias semanas, te hablamos de los entornos VICA (VUCA por sus siglas en inglés), los cuales se caracterizan por ser Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambigüos. En esa oportunidad mencionamos cómo la transformación digital ha contribuido a la generación de espacios y relaciones que cambian de forma permanente e  imprevista. La apertura a nuevas tecnologías lleva inscrita una cualidad positiva, ya que representa un avance en el dominio de herramientas que facilitan nuestra vida y por lo tanto, -se supone- la hacen más sencilla de vivir. No obstante, la inmediatez y vertiginosidad con que transcurre la vida en un mundo VICA,  puede transmitirnos la sensación de que casi todo es efímero y poco estable, lo cual nos dificulta aferrarnos a algo. 

Puedes leer el artículo completo de entonos VICA aqui 

Una de las características de los entornos denominados VICA, es la incertidumbre: no saber lo que va a pasar después, estar continuamente a la expectativa de que algo cambie aunque no sepamos exactamente qué será, y si ya se sabe qué es lo que va a cambiar, es posible que no tengamos una idea clara de cómo se dará ese cambio o cuáles serán las consecuencias que van a desencadenarse a raíz del mismo.

En este punto, existe un elemento en el que muchos estaremos de acuerdo, y es, que la incertidumbre tiene el suficiente potencial para convertirse, sin duda alguna, en uno de los principales detonantes de angustia en el ser humano.

Para ilustrar este punto, te propongo un ejercicio de imaginación: Imagina que estás buscando empleo, revisas los diferentes portales y te postulas a varios de los puestos que allí se ofrecen. Días después te llaman de una de las compañías para fijar una entrevista pero no te dan seguridad de la hora a la que te atenderán, ni por quién vas a preguntar al llegar o cuáles documentos debes llevar y aunque suene increíble, ¡tampoco te dan certeza del puesto para el cual te están evaluando! ¿Logras imaginarte tal situación? ¿Cómo crees que te pudieras sentir ante la incertidumbre que te genera la falta de información? Seguramente, experimentarías ansiedad, temor, inseguridad, desconfianza o incluso molestia.

Lo mismo puede ocurrir en otros ámbitos: ¿qué pasa por ejemplo cuando estamos seguros que alguien nos quiere pero esta persona no lo demuestra? O incluso peor, lo demuestra muy pocas veces, y ¡de manera ambigüa!  

Como podrás intuir a partir de estos relatos, los seres humanos necesitamos tener certeza de algo, ya que -a través de- y en el conocimiento aprendimos a sentirnos seguros, a salvo, a tener el control. Bajo el paradigma de la cultura occidental, somos continuamente inducidos a alcanzar la cúspide del éxito y sabemos que una de las maneras más conocidas, y populares, para llegar al tan anhelado sueño es estando en control de lo que ocurre en tu vida. ¡Vaya desafío!: mantener el control de tu barco en un mar que se muestra volátil, incierto, complejo, ambigüo…

Entonces, ¿cómo procurar una sensación de estabilidad ante un mundo cambiante, que nos obliga a redireccionar nuestra prioridades de manera constante?

El hecho de vivir en un mundo que continuamente se modifica nos da la oportunidad de ejercitar nuestra flexibilidad mental, sí, “ejercitarla” como si fuese un músculo; así como un metal, que cuando es sometido a altas temperaturas, se torna maleable, adopta nuevas formas, consigue nuevas maneras de seguir existiendo, y “opta” por doblarse antes que romperse, el cambio constante nos incita a empujar nuestros límites un poco más allá, “a redefinirnos perpetuamente transformándonos (o al menos intentándolo) en alguien distinto del que se ha sido hasta ahora (Z. Bauman). 

Entonces, si aprendemos a preveer el cambio y a incorporarlo en nuestra vida como un rasgo propio del momento en que vivimos, estaremos aprendiendo a convivir con esa incertidumbre que nos hace sentir tan vulnerables y así nos volveremos más fuertes. 

Finalmente, no olvidemos que para vivir -y vivir bien- en un mundo VICA se requiere tener Visión: no se trata de dejarnos llevar por la marea cual veleta sin rumbo (a menos que así lo decidas). Por el contrario, el establecimiento de objetivos claros en tu vida y en la de tu empresa, les permitirá a ti y tus colaboradores anclar su energía en un fin común, lo cual mantendrá la motivación de todos al darle a la travesía un sentido y un propósito. 

 

Psic. Alejandra Quiroz
Departamento de Reclutamiento Interfell

Comments (8)

  1. Maria Gabriela

    Es así, los entornos vica nos estan transformando, estamos en un momento en que la incertidumbre nos estimula a ser flexibles, a ser mas comprensivos y a adaptarnos a nuevas circunstancias, a nuevos horizontes en cuestión de minutos.

  2. Andrea Pérez

    Interesante, pienso que debemos siempre tratar de adaptarnos a los cambios porque de esa forma no entramos a la zona de confort y podemos lograr mejores resultados en lo que nos propongamos!
    Muy bueno Alejandra

  3. Venesia Guillen

    Convertir la incertidumbre en una fortaleza en el mundo VICA. para aprender a vivir con ella y verle su lado positivo es una gran visión. Eso nos impulsa a mejorar nuestra manera de pensar y al mismo tiempo controlar nuestras emociones negativas que son detonadas por esta misma incertidumbre. Excelente artículo!

  4. Duval Sánchez

    Con metas claras se llega lejos, eso nos resalta y me parece que es bueno hacer énfasis, pues si sabemos a donde queremos llegar invertimos mejor nuestros recursos para lograr esa meta.

  5. Gerson Vera

    Excelente enfoque desde la perspectiva del ser humano, felicidades Alejandra

  6. Julio Juárez Soriano

    Así es Alejandra, muy buenas tus reflexiones. La incertidumbre es una parte consustancial de nuestro tiempo. Y con ella nos toca lidiar todos los días, previendo los cambios que la vorágine digital impone a diario y a los que nos debemos anticipar. Una vorágine de cambio que, además de previsión, reclama de nosotros una buena dosis de flexibilidad mental, rasgos esenciales sin los cuales difícilmente podremos conjurar los desafíos.
    Vivimos tiempos de vértigo en donde la adaptación lo es todo, pues la supervivencia ya no es un asunto de tamaño o fuerza.

  7. Julio Juárez Soriano

    Interesante reflexión sobre la incertidumbre Alejandra. Sin duda, una incertidumbre que debemos aprender a conjurar anticipándonos a los cambios que puedan ocurrir en nuestro entorno y actuando con una buena dosis de flexibilidad mental, ambas condiciones muy necesarias en estos tiempos de la vorágine digital. Porque no sobrevive el más fuerte sino el más apto

  8. Juan Manuel Rodríguez

    Excelente aporte. Me quedo con: «la incertidumbre tiene el suficiente potencial para convertirse, sin duda alguna, en uno de los principales detonantes de angustia en el ser humano»; y eso es justamente lo que debemos transformar en fortaleza.

Dejar un comentario