año nuevo, productividad nueva

Cómo aumentar la productividad del equipo en el 2021

 

Reza el dicho: “Año nuevo, vida nueva”, y eso es precisamente lo que todos deseamos en este 2021, que vengan nuevas oportunidades, de salud, de crecimiento personal, de trabajo y de recuperación de la producción y la productividad.

No es grato recordarlo, pero la pandemia del Sars-Cov 2 paralizó a todo el planeta. Detuvo de forma significativa nuestra vida social y familiar. La recreación, los viajes, la educación y los sistemas de salud colapsaron como nunca antes. Y lógicamente también lo hizo la actividad económica y los procesos de producción de bienes y servicios, que se redujeron a su mínima expresión, al punto que muchas empresas no pudieron adaptarse y tuvieron que cerrar.

Pero la resiliencia es una característica de las personas y de las organizaciones, y con ella una vez más nos vestiremos este año para enfrentar y superar con éxito todas las dificultades que se nos presenten, como ya lo hemos hecho tantas veces en el pasado.

Y matizamos el viejo dicho:

“Año nuevo, productividad nueva”

—-Descubre cómo puedes organizar y priorizar tus tareas con estas 5 técnicas de planificación—-

Una productividad que podremos alcanzar de distintas maneras, entre las que podemos reseñar:

 Tobias Lükte, CEO de Shopify, nos propone que organicemos nuestro trabajo mediante calendarios coloridos que estén a nuestro alcance visual, a la manera de los tableros Kanban, calendarios en donde colocaremos lo que tenemos que hacer por lotes de trabajo, o sea en bloques de tiempo bien balanceados según sean las tareas que  habitualmente realizamos.

Por ejemplo, los lunes en la mañana para reunirnos con el equipo de trabajo. En la tarde, digamos, para “ejercicios ecológicos” sobre el estatus de los productos. Los miércoles para trabajo interno personal, sin reuniones, y así toda la semana.

Las tareas relacionadas con finanzas etiquetadas en un color, las reuniones con directivos en otro, lo concerniente al desarrollo de productos en otro, las contrataciones en otro, y así sucesivamente, buscando tener una semana bien equilibrada en donde atendamos a todas las prioridades, sin focalizarnos en una sola cosa.

Una manera ingeniosa y simple de distribuir las tareas a lo largo de la semana de trabajo y de visualizar cuán organizado uno puede ser.

—- Conoce 10 herramientas que te ayudarán con tu productividad—-

Otra posibilidad de organizarnos para la productividad es la que aplica Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, quien se plantea como propósitos de año nuevo los siguientes:

1)    Apoyarse en la tecnología para hacer la vida más fácil.

2)    Educarse uno a sí mismo, procurando leer un nuevo libro cada semana para así aprender de diferentes culturas.

3)    Poner en práctica la humildad, escribiendo notas de agradecimiento a los relacionados todos los días.

4)    Conocer a personas fuera de la oficina, para que las relaciones personales no se limiten a las laborales. Conectar con la comunidad y conocer gente.

5)    Prestar atención a los detalles. No dejar que la vorágine del trabajo le impida atender a las pequeñas cosas que también son importantes.

6)    Sacrificarse en algo. Dejar de hacer algo que le es habitual y que quisiera cambiar.

7)    Retarse intelectualmente, poniéndose el compromiso de aprender algo nuevo cada año, como por ejemplo un idioma.

8)    Buscar maneras para motivar a los empleados, haciendo cambios en la apariencia, hábitos, indumentaria o interacciones.

Las alternativas para mejorar la productividad son muchas, diríamos que hay para todos los gustos. No obstante, la mayoría de los expertos coinciden en las bondades de:

1)    Aprovechar el día de trabajo desde temprano.

2)    Cuidar de la salud, de la alimentación y hacer ejercicios.

3)    Respetar los períodos de descanso.

4)    Organizar las jornadas de trabajo y de ser posible, planear el día de trabajo desde la noche anterior.

5)    Fragmentar las tareas en períodos manejables de tiempo (La técnica del pomodoro).

6)    Evitar la tendencia al “multitasking”. Quien se pone a hacer varias cosas a la vez probablemente hará alguna mal.

7)    Identificar y evitar las distracciones más recurrentes.

8)    Dividir los compromisos de trabajo según el método Eisenhower, atendiendo en primer lugar a las tareas que son urgentes e importantes y poniendo en agenda las que no son urgentes pero sí importantes. Delegando de ser posible las tareas que son urgentes pero no importantes y descartando las no urgentes y no importantes. 

La búsqueda de la productividad y la recuperación económica son dos de los mayores retos a los que nos enfrentaremos en este incierto 2021, año que sin duda seguirá teniendo sus dificultades pero que esperamos poder sacar adelante tras el rudo 2020 que acaba de concluir.

¡Feliz año nuevo!

 

Autor:

Julio Juárez Soriano

Senior Copywriter

Marketing Department, Interfell Corp.