Comunicación Excesiva: Cómo Evitarla

 

En todos los ámbitos las TIC ‘s han sido recibidas como una bendición. Poder contactar a familia, amigos y afectos, que no están en el mismo lugar que nosotros es sumamente grato. Estudiar a distancia y recibir la mejor educación, y por supuesto, no se escapa el trabajo.

Pero en el empleo, la incesante recepción de llamadas, sms, whatsapp, videoconferencias, notificaciones, no siempre favorecen la concentración de los trabajadores y su productividad, pudiendo ocasionar incluso efectos adversos, así lo han comentado destacados investigadores.

Larry Rosen y Alexandra Samuel ya lo señalaban en 2015, en la importante publicación Harvard Business Review, “la sobrecarga digital puede ser el problema definitorio del lugar de trabajo actual”, una hiper comunicación que ocasiona que “perdamos tiempo, atención y energía en informaciones e interacciones poco importantes”.

Hoy en día, con la irrupción del Coronavirus la situación se ha agudizado y, el uso de las TIC’s ha crecido de forma exponencial.

Una situación que debe sensibilizarnos a todos, y que en ningún caso se resuelve apartándonos de las plataformas de comunicación digital, ni renunciando a las enormes bondades que supone el trabajo a distancia, tanto para empresas y trabajadores como para ecosistemas y comunidades. Pero sí, una situación que podemos y debemos “ajustar” en nuestro beneficio, en aras de propiciar una verdadera cultura digital positiva, que nos haga más productivos y felices sin reducirnos a la condición de tecnoadictos.

Para ello, es válido considerar algunas recomendaciones:

  • 1)    Darle autonomía a los equipos de trabajo. Evita la microgerencia y el síndrome de persecución. 
  • 2) Tener políticas de comunicación saludables que eviten la conectividad 24/7. Amy Blankson, consultora de liderazgo, recomienda que se respeten los horarios de trabajo y se eviten los mensajes fuera de horario, durante fines de semana y en vacaciones. Una sana práctica fácil de implementar.
  • 3) Desactiva las notificaciones en los momentos de máxima concentración para reducir las distracciones, o apoyarse en software tipo RescueTime para rastrear la productividad y bloquear la recepción constante de notificaciones.
  • 4) Dejar el trabajo en el trabajo. Cuando termina la jornada laboral hay que desconectarse de los asuntos de trabajo y dedicarnos a atender a la familia, a los amigos y a uno mismo.

Como ves se trata de valiosas sugerencias que te permitirán mantener a raya el estrés, controlar la fatiga visual, el agotamiento corporal y mejorar nuestras relaciones interpersonales.

Te dejamos aquí algunos tips para incentivar la confianza y la efectividad de comunicación en tu equipo

Que las plataformas de comunicación son excelentes herramientas para el bienestar social y para la productividad no tiene discusión, lo importante es que sepamos administrarlas a favor según corresponda en cada caso.

Satya Nadella, presidente y CEO de Microsoft, en su excelente libro Hit Refresh, refiriéndose al tecnoestrés , nos propone que “aprendamos a refrescarnos, a restaurarnos”, durante las jornadas de trabajo como si tuviéramos un botón de Refresh, y cuando sintamos que las tensiones laborales nos invaden, procuremos liberarlas bien sea mediante recursos de timeout, haciendo algún  ejercicio o estiramiento, o atendiendo a un hobbie que nos apasione.

De esta manera, podremos recuperar la disposición al trabajo y lograr la máxima productividad sin ser víctimas del Burnout. Algo parecido a lo que hacemos con nuestros ordenadores y/o sistemas informáticos que, cuando los sentimos lentos e ineficientes, los ponemos a punto de nuevo accionando simplemente el botón de Refresh.

  

Autor:

Julio Juárez Soriano

Senior Copywriter

Marketing Department, Interfell Corp