Habilidades para un teletrabajo exitoso en el 2019 (Pt. II)
01/02
Interfell anuncia el lanzamiento de su Programa de Partners.
12/02

¿Lo sabías?

Aunque la lógica convencional del trabajo parte de la premisa que el comando y el control favorecen el rendimiento del trabajador, las más recientes investigaciones en teletrabajo muestran lo contrario.

Los trabajadores de oficina están expuestos a una diversidad de estímulos que les impide concentrarse en sus escritorios, cosa que no ocurre con sus homólogos no presenciales.

En las últimas décadas las empresas más importantes, en especial las de tecnología,  dedicaron enormes recursos para hacer sus oficinas más gratas y divertidas al personal que allí labora. Se incorporaron salas de descanso, hamacas, máquinas dispensadoras de snacks, caramelos y bebidas, gimnasios, áreas de tenis de mesa y hasta grifos de cerveza, en un afán de “enamorar” a los trabajadores con su sitio de trabajo.

Mucho dinero dedicaron las grandes corporaciones a diseñar oficinas “amigables” en favor del bienestar laboral y la producción, sin pensar que estaban remando en la dirección equivocada. En lugar de lograr un mayor rendimiento, los números mostrarían lo contrario.

Las investigaciones más recientes son harto elocuentes. En la última década, los trabajadores de oficina señalaron tener más dificultades para concentrarse en sus puestos de trabajo por estímulos distractores  en un 16%, y un 13% más se quejó de no contar con entornos tranquilos para poder enfocarse a cabalidad en sus actividades.

Y ello hace que la valoración de la dinámica laboral cambie. Lo importante ya no es dónde se realice el trabajo en cuestión, sino cuán productivo éste pueda ser.

Las compañías de software de más rápido crecimiento de los EE.UU. así lo han entendido y cada día esta tendencia se hace mucho más fuerte y se generaliza a otras empresas, más allá del área de tecnología.

Son tres las razones por las que los teletrabajadores rinden más que sus homólogos presenciales:

-Rendimiento:

Al no verse afectados por los distractores propios de la oficina y al poder administrar a discreción el tiempo que dedican al trabajo, los teletrabajadores pueden alcanzar una mayor producción y productividad. Una encuesta reciente muestra que más de un 80% de los consultados dice que trabajando sólo puede ser más productivo.

-Trabajo en equipo:

Al no estar en el mismo ambiente laboral, la necesidad de contacto entre compañeros de trabajo se torna indispensable, pero para eso está la tecnología. Los chats y las RRSS son recursos a la mano que permiten comunicaciones más fluidas y que redundan en una mayor cercanía y colaboración entre los miembros del equipo.

-Presencia:

Paradógicamente, es más fácil certificar la presencia de los trabajadores remotos a través de su producción que la de los trabajadores de oficina. Los retrasos, las ausencias, los permisos por enfermedad, las “escapadas temprano” y las excusas, son bemoles que acompañan al trabajador presencial, no así a los teletrabajadores. Un trabajador remoto “acomoda” su horario de tal manera que atiende a su trabajo y también a los compromisos de su vida. Si sufre un quebranto de salud continúa con su labor desde casa y no propaga virus al ámbito laboral. Y si necesita atender algún imprevisto, lo hace sin comprometer todo un día de trabajo.

Así las cosas, queda claro que la efectividad y la productividad son variables indudablemente más cercanas al teletrabajo que al trabajo presencial o de oficina.

Contáctanos, tenemos un abanico de posibilidades y soluciones para tu emprendimiento digital.

Para Interfell, lo importante es tu productividad y tu satisfacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 5 =

© Interfell 2018