Horizontal_vs_Vertical_interfell

ORGANIZACIONES VERTICALES VS. HORIZONTALES

 

En la búsqueda de la productividad y el éxito toda empresa define una estructura organizativa en la que se establece la cadena de mando y responsabilidades, los flujos de información, se toman las decisiones y se precisan las funciones y tareas de las distintas áreas de la empresa y sus empleados.

Esta estructura organizativa que puede ser vertical, horizontal e incluso mixta, dependiendo de cómo se distribuye el poder y las líneas de comando desde la más alta gerencia o de cómo se maneja y se incentiva la colaboración, el manejo de información y decisiones entre los individuos que conforman una organización.

Organizaciones verticales.

En las organizaciones verticales se parte de una estructura jerárquica piramidal, en cuya cúpula recae la máxima responsabilidad y autoridad, y debajo de la cual aparecen las divisiones, con sus mandos medios, y más abajo los departamentos funcionales con los empleados.

Es la forma habitual que encontramos en las grandes empresas e instituciones, con gran número de unidades de gestión y/o producción, ejemplo, las organizaciones gubernamentales y educativas, empresas petroleras, canales de televisión, aerolíneas, ensambladoras, etc.

Se trata de organizaciones que tienen líneas precisas de gestión y de control sobre las operaciones, con departamentos relativamente pequeños, estructurados por capas, con funciones y responsabilidades claras, al frente de los cuales están los supervisores o gerentes, y en donde los trabajadores buscan mejorar mediante el escalamiento de posiciones dentro de la estructura.

Entre las posibles deficiencias de las organizaciones verticales destacan una mayor lentitud para reaccionar con rapidez a las demandas de mercados en constante cambio, una colaboración entre equipos menos orgánica y la menor motivación de los trabajadores  al no ser tomadas en cuenta sus opiniones o ideas por los niveles superiores.

Organizaciones horizontales.

En las organizaciones horizontales existen menos niveles estructurales. La alta gerencia está más cerca de los empleados, quienes se desenvuelven en ambientes más colaborativos y de cooperación, con mayores niveles de comunicación entre individuos y áreas de trabajo, y con mayor participación en los procesos de toma de decisiones.

Estas organizaciones horizontales, buscan empoderar a sus miembros, removiendo eventuales barreras que pudieran generarse entre la dirección de la empresa y sus colaboradores, y enfatizando como valores claves la comunicación y el acceso a la información.

Uno de los principales desafíos que enfrentan las organizaciones horizontales es la eventual dificultad que pudiera presentarse en un momento dado para alcanzar consensos entre miembros de equipos a la hora de cumplir tareas o tomar decisiones grupales, riesgo que a la gerencia tocará conjurar, y que es pequeño ante las importantes ventajas que la modalidad reporta.

Para Frank Ostroff, autor de “La Organización Horizontal” esta estructura organizacional es la más apropiada para las empresas de la actualidad, ya que vivimos tiempos en donde se procura “alcanzar un acceso igualitario a la información”, tiempos de transformación digital, en donde el trabajo IT gana todos los días nuevos espacios en el quehacer empresarial, y que exige de éstas, por un lado que “respondan eficazmente a las necesidades de sus clientes” y que por otro “capitalicen al máximo las competencias de sus empleados”.

Conoce cómo las empresas han tenido que evolucionar para adaptarse a la transformación digital.

Son tiempos de cambio y la tendencia hacia la horizontalidad es irreversible. Una horizontalidad que puede ser aprovechada por equipos de trabajo remotos, siempre y cuando éstos cuenten con la libertad y autonomía necesarias como para poder desempeñarse de forma “autorresponsable, con capacidad para tomar decisiones estratégicas independientes y con alta aptitud resolutiva”.

Una transformación de las estructuras empresariales verticales hacia formas de organización más horizontales que resulta inevitable. El impacto creciente de las nuevas tecnologías de información y la comunicación en todos los procesos de producción y gestión así lo determinan, y el teletrabajo es la modalidad laboral que mejor se adapta a dichos cambios.

Dejar un comentario