Interfell El teletrabajo lidera el mercado laboral

El teletrabajo está liderando las ofertas laborales

¿Podemos dar veracidad de que el teletrabajo existe y funciona como modalidad laboral?

 

Todo comienza con una expresión sincera: “La curiosidad mató al gato”. Esto fue creado para innovadores creyentes de la transformación digital. No para tradicionales. Y esto es debido a que la credibilidad de este nuevo modelo de trabajo a distancia, se distingue por muchas razones debido su atractivo bajo costo, comodidad laboral y a la razón de que puedes conectar con multi-profesionales desde cualquier parte del mundo; y hoy empieza a ser tendencia en Latinoamérica por tres razones: porque hay profesionales y empresas que se arriesgan, hay quienes lo intentan, y aquellos que consiguen el éxito es porque entran en acción.

Ahora bien, hay errores garrafales en todo esto. El primero de ellos (caso de los profesionales) es pensar que el modelo permite libertad de horarios, planificaciones a modo «como yo quiera y cuando lo quiera» y objetivos a cumplir según su criterio. Y es que seguir pensando como «freelance» -que no es más que una suerte de tiro al blanco-, es lo que dictamina un mal comienzo.

El teletrabajo es el término, pero la relación laboral es formal, contractual y de mutuo acuerdo. Es trabajo seguro al fin y al cabo.

Dicho esto, el teletrabajo como oferta laboral, enmarca la estabilidad y políticas que una empresa ejerce dentro de su localidad, ofreciéndole al profesional la misma figura patronal por medio de convenios entre las partes o terceros para así acordar las actividades a ejecutar desde la A a la Z como si estuvieras presencialmente. Quiere decir, que el tiempo de contratación, remuneración, escala de crecimiento, objetivos a cumplir, horario o disponibilidad; y en resúmen, todo el plan de trabajo y la oferta del cargo a desempeñar con todos sus componentes, políticas y compromisos, deberán ser parte de La Propuesta laboral formal por medio de esta modalidad innovadora.

Teletrabajar por internet no es igual a ser freelancer. Es trabajar para una empresa de forma remota.

Si se llegara a dar el caso, de que esta relación contractual no existiera, ni que a modo protocolar se establezcan responsabilidades, o que no haya un intento de hacer las cosas bien, no hablamos de una oportunidad bajo la modalidad de teletrabajo, hablamos de una propuesta informal para hacer algo de forma remota o como sea, pero ese algo debe hacerse y no habrá soporte alguno en caso de que alguien termine perjudicado.

OJO: Debes tener cuidado con esto, pues tanto el que contrata como el contratado, que aceptan una oferta de servicio sin ninguna vinculación laboral “llamesmole de nuevo freelance”, el foco de poca credibilidad y la no formalidad, puede concluir en un grave error. Y ya existen millones de disputas en distintas plataformas.

– Alguien que solicitó un algo, un profesional que lo hizo, y no se realizaron los pagos correspondiente.
– Alguien que solicitó un algo, un profesional que no hizo lo esperado, cobró y el cliente quedó con un producto inservible.
– Alguien que solicitó un algo, un profesional que lo hizo, cliente que no se explicó bien ni pautó requerimientos luego de darse cuenta de lo entregado, no pagó y profesional se fue con las tablas en la cabeza.

En definitiva, la relación freelance no es teletrabajo. Mal por quien lo ofrece, peor por quien lo acepta.

Por ello, la seriedad de quien lo ofrece y la calidad de su oferta; como del profesional y su formalidad para aceptarla, con todas las exigencias respectivas, te dirán si es una propuesta válida de teletrabajo o un modo de aprovecharse ante las circunstancias remotas.

Para ello, este nuevo modelo y los errores de contexto que el mismo conlleva, definimos que: el teletrabajo no es más que una oportunidad laboral –como todas las demás a modo presencial-, que te permite en modo online; a distancia; de forma remota; por internet; a través de dispositivos; plataformas virtuales… ser partícipe de infinidades de ofertas para trabajar en una empresa de pequeña o gran escala, para consolidar un cargo que dará crecimiento a ambas partes.

Ahora ¿La ventaja y la veracidad del modelo?

Unica: Que desde cualquier parte del mundo “sobre todo en Latinoamerica y CentroAmerica”, puedes ser parte de un equipo de trabajo junto a una empresa o proyecto que lo respalda, conoce y maneja la modalidad, para que luego tu puedas consolidar tu espacio de trabajo virtual y las herramientas que necesitas para ejecutarlas Espacio optimo de Teletrabajo, y así beneficiarte del alcance de los objetivos que te propongan, requiera la empresa o proyecto, como de tu proyección y crecimiento siendo parte fundamental de la misma.

En definitiva, la modalidad es una relación ganar-ganar. Seria. Responsable. No esporádica. Por ello la estabilidad y credibilidad para las partes a corto, mediano o largo plazo dependen de una decisión que si o si debe plantearse; toda oferta laboral por teletrabajo se fundamenta en el compromiso obligatorio de cumplir y hacer cumplir las reglas.

De todos depende el mundo laboral nuevo que construimos, pues la sociedad siempre tiene la potestad de cambiarlo, destruirlo o hacerlo mejor…

Escrito por: Juan Manuel Rodríguez
Co-Fundador de Interfell

  • Compartir

Dejar un comentario