Reducción de la brecha de género en el área IT

 

El camino para lograr la igualdad de género ha sido largo; mujeres valientes que retaron los sistemas de creencias, políticos, religiosos e institucionales y que con mucha decisión y fortaleza lograron superarlos, abriendo así el camino que conduce hoy a lograr la igualdad de derechos no sólo de género, sino también de la comunidad LGBTQ y las minorías. 

Somos testigos de cómo (todavía) hay ámbitos profesionales, como la ciencia, la tecnología, la ingeniería, las finanzas y la dirección de empresas, se “resisten” a la incursión preponderante de las mujeres en cargos del alto nivel (C-Level). Se trata de sectores fundamentalmente sostenidos por la tecnología y en los que habitualmente la presencia masculina es mayor que la femenina y en los que claramente la distribución de los roles jerárquicos y de los niveles de ingreso están muy relacionados con el género de los participantes.

Para ilustrar tal situación sólo mencionaremos 2 indicadores:

-El índice Fortune 500. De acuerdo a este indicador sólo el 5% de las grandes corporaciones están dirigidas por mujeres, y en el caso de empresas del área tecnológica sólo un 3% alcanza estas posiciones.

-Según el World Economic Forum sólo el 24% de los puestos de trabajo en el sector tecnología a nivel mundial está ocupado por mujeres.

Son datos desalentadores. Confirman la idea que hay una marcada diferencia entre hombres y mujeres al compararlos en su disposición para trabajar con tecnología, y la razón fundamental parece ser que las jóvenes no se sienten atraídas en igual medida por las carreras STEM y TICS; en comparación con los muchachos.

Al parecer la razón tiene que ver con que desde la infancia las niñas son influidas por sus padres y grupos de amigos a interesarse por otros temas y otras disciplinas «más acordes»; descartando las relacionadas con TICS y las tecnologías.

Tal situación es indeseable y no ayuda en nada a la inclusión de la mujer en la economía GIG y en las nuevas formas de teletrabajo, ambas circunstancias irreversibles. Y es por ello que la brecha de género debe ser revertida.

Entendiendo esto el Mobile World Congress de Barcelona de 2017 desarrolló un programa especial de conferencias titulado Women4Tech intentando sensibilizar a las jóvenes y acercarlas a los temas de tecnología.

En EE.UU. también dentro de esta misma tónica trabaja la organización sin fines de lucro Girls Who Code, la cual pretende motivar a las jóvenes a incorporarse al sector IT. Buscan relacionar por medio de talleres, conferencias y actividades programadas  para estudiantes con profesionales apasionadas en temas de arquitectura web, desarrollo de software, big data, video juegos, etc.

Y también está la organización Girls in Tech que es una ONL con presencia en 64 países que procura, mediante eventos y programas de formación, aumentar la capacidad técnica de las mujeres y fortalecer en ellas la voluntad emprendedora para que se animen a innovar y abrirse camino en la industria iT.

Son todos esfuerzos destinados a reducir la brecha laboral entre sexos, y a “enamorar a las mujeres con las nuevas tecnologías IT”, y si se logra, muy seguramente en los próximos años tal brecha de género desaparecerá, haciendo que el trabajo digital sea valorado indistintamente del género de quien lo produce.

Un reclamo por la igualdad de género, que esperamos pronto sea historia pasada y que se proyecte a otros grupos humanos hoy desfavorecidos (por razones de etnia, religión, cultura, de orientación sexual y/o por dificultades físicas particulares) quienes también podrán encontrar en el sector IT y en el teletrabajo las oportunidades para su crecimiento personal y para la inclusión en la sociedad digital del mañana, la que nos propone la ONU para 2030 como la sociedad del desarrollo sostenible.

 

Autor: Julio Juárez Soriano

Especialista en Redacción

Departamento de Marketing Interfell