interfell trabajando en la nube

TRABAJANDO EN LA NUBE

TRABAJANDO EN LA NUBE

¿SUBIR ARCHIVOS A LA NUBE? ¿TRABAJAR EN LA NUBE? ¿QUIERES MIGRAR TUS OPERACIONES A LA NUBE? A diario oímos expresiones como éstas, pero ¿Qué significan estas expresiones? ¿Qué es la nube, las nubes?. La “nube” es otra forma de llamar a la internet. Cuando subimos documentos para ser almacenados en la red hablamos de la nube o de Cloud Computing (Computación en la nube). Pero ¿Dónde está la nube?, ¿dónde están tales archivos?, ¿Cómo trabaja la gente en la nube?.Trataremos de dar respuesta a estas interrogantes: Ante todo debemos decir que la nube, las nubes, no se trata de nada vaporoso, son un conjunto de servidores físicos con enormes discos duros para el  almacenamiento de información que poseen los grandes mayoristas de la industria de la computación y las TICS (Tecnologías de la Información y la Computación), mayoristas reputados como Google, Microsoft, Apple, DropBox, Box, Azure, así como también los sitios web más populares, Facebook, Whatsapp, Instagram, Linkedin, etc,  quienes sin presentarse propiamente como “nubes” también lo son, pues almacenan grandes cantidades de información de sus usuarios (Fotos, textos, audios, videos y documentos de todo tipo). Una nube que presenta dos características fundamentales, la ubicuidad y la capacidad de almacenamiento ilimitada. Veamos: –La ubicuidad: Es la capacidad de estar presente en todos lados, en todo momento. Los datos que se suben a estas nubes pueden ser manejados desde cualquier lugar y en cualquier momento con sólo disponer de una conexión a internet, y no sólo desde computadoras, también desde dispositivos móviles y smartphones con conexión a planes de datos y wifi. Una ubicuidad que es muy útil para los particulares pero que en especial lo es para las empresas, pues tanto directivos como empleados y clientes pueden compartir archivos en tiempo real sin importar el lugar del mundo donde se encuentren. –La capacidad ilimitada: Al subir datos a la nube no hay límites de capacidad. En la medida que los usuarios agregan más archivos, los proveedores del servicio aumentan sus servidores. Y si en algún momento, determinada empresa, por el volumen de su información, requiere de cientos o miles de Terabytes, perfectamente puede contratar servicios “on demand”, preocupación que no afecta a los particulares ya que como hemos visto los proveedores aumentan los límites de Gigabytes regularmente. Otro aspecto importante de la nube es la seguridad, y para ello los proveedores de servicios de almacenamiento de información dedican especial atención al “middleware”. Entre el Front end, que es la parte que opera el usuario con su ordenador y su programa de acceso a la nube, y el Back end, que son los ordenadores, servidores y sistemas de almacenamiento de datos que conforman la nube, existe un servidor central que controla todo el tráfico de la información entre usuarios y servidores (Front end y Back end), un servidor central que usa un software especial y sigue una serie de protocolos, el middleware, servidor que además controla la “redundancia”, es decir que la data esté almacenada en al menos el doble de los dispositivos necesarios para asegurar su permanencia y fiabilidad en los mismos. Entre las principales ventajas que supone el almacenamiento en la nube, para particulares y empresas destacan: -Reducción de costos de hardware y software. -Fiabilidad y seguridad de la información. -Facilidad para la colaboración entre empleados, contratistas, clientes y directivos. -Flexibilidad en las prácticas laborales. -Adaptabilidad al consumidor. -Acceso a actualizaciones automáticas. Como se ve, el almacenamiento en la nube  es sumamente útil y eficaz, y permite en el caso de las empresas que éstas reduzcan sus costos de manera significativa y paralelamente coadyuva al desarrollo de los espacios de trabajo digital (Digital Workplace Spaces) en donde cada vez es menos necesaria la presencia física de los empleados en el sitio de trabajo, estableciendo una dinámica laboral nueva sustentada en el teletrabajo, la modalidad laboral del mañana. Al decir de Christian Heilmann, desarrollador de Mozilla y gurú del Teletrabajo como forma de vida, el laborar en una oficina virtual trae consigo cinco grandes beneficios: –Aumenta la productividad, toda vez que el trabajador se enfoca más al logro de unos objetivos que al cumplimiento de un horario. -Al no haber contacto físico, el teletrabajo favorece la documentación de las actividades vía mensajes electrónicos, lo cual permite el control y coordinación de las actividades. –Optimiza las comunicaciones en la empresa, al hacerlas más concisas, reducidas y ágiles. –Aumenta la eficiencia en las reuniones. Estas se hacen más puntuales, se tornan más colaborativas y permiten hacer correcciones al trabajo en tiempo real. -Y obviamente todo lo anterior, aunado a la reducción de oficinas, costos de operación y materiales, se traduce en un aumento en la rentabilidad. ¿Quieres migrar tus operaciones a la nube?  En Interfell, Plataforma de Reclutamiento y Contratación de Talento IT, sabemos cómo hacerlo y te ofrecemos soluciones efectivas y oportunas para que puedas hacerlo y avances con éxito por el fascinante mundo del trabajo digital.     Autor: Julio Juárez Soriano Especialista en Redacción Departamento de Marketing Interfell
  • Compartir

Dejar un comentario